Sin valoraciones aún.
Por favor espere…

Película Rogue One: Una historia de Star Wars

“Rogue One: Una historia de Star Wars es una película bélica de acción más que decente a la que tan solo le ha faltado pulir detalles para que el conjunto general sea más satisfactorio.”

6

Sinopsis

Jyn Erso (Felicity Jones) y un grupo de soldados rebeldes intentarán detener los planes del Imperio Galáctico de utilizar una peligrosa arma de destrucción, la Estrella de la Muerte.

Crítica

Rogue One: Una historia de Star Wars - Fotograma 1

Fotograma de Jyn Erso (Felicity Jones)

Es sobre los hombros de Gareth Edwards que cae la responsabilidad de dar el pistoletazo de salida a los spin offs de Star Wars, posiblemente o, mejor dicho, con suerte, el hilo del que tiraran Disney y Lucasfilm para explotar la marca una vez finalicen el Episodio IX que Colin Trevorrow empezará a rodar en tan solo unos meses. Como película de Star Wars, hay una clara intención de distanciarse de las películas numéricas que hasta ahora formaban el catálogo completo de películas, y para ello tanto Edwards como los guionistas Chris Weitz y Tony Gilroy decidieron decantarse por una película bélica con un tono sobrio y terrenal, sin abusar de los elementos puramente fantásticos propios de la saga y a modo de declaración de intenciones: este será un Star Wars diferente, para un público potencialmente diferente, pero utilizando toda la iconografía e historia propia de ese universo para que los fans se sientan lo suficientemente familiarizados. Aunque el resultado final apunta claramente a esas ideas, no siempre las consiguen tal como comentaremos a continuación.

La historia se centra en la Estrella de la Muerte, su aparición en la galaxia y la consecuente necesidad de encontrarle un punto flaco que permita acabar con ella. Alrededor de todo esto nos presentan a un grupo de personajes dispares que por motivos distintos deberán unir fuerzas para lograr un objetivo en común, empezando por Jyn Erso, una anarquista; Cassian Andor (Diego Luna), un espía rebelde entregado a la causa; Saw Gerrera (Forest Whitaker), un radical extremista en contra del Imperio. En el bando contrario, tenemos a Orson Krennic (Ben Mendelsohn), supervisor de la finalización de la construcción de la Estrella de la Muerte. Estos son los personajes principales de la historia a los que se les unen toda una horda de secundarios encabezados por Galen Erso (Mads Mikkelsen), el piloto imperial Bodhi Rook (Riz Ahmed), Chirrut Îmwe (Donnie Yen), Baze Malbus (Wen Jiang), el entrañable robot K-2SO (voz de Alan Tudyk), y otros que seguro harán las delicias de los fans.

Rogue One: Una historia de Star Wars - Fotograma 2

Fotograma de Cassian Andor (Diego Luna) y K-2SO

Son personajes que veremos viviendo distintos conflictos físicos y éticos que pondrán a prueba su auténtica personalidad, y es que en una película de guerra donde las apuestas no pueden ser más altas no siempre hay lugar para heroicidades para los buenos, ni para malos más allá de la redención. Es en esta zona gris de la guerra, lejos de toda moral, donde Edwards, como mínimo, intenta enmarcar la película. Es una intención laudable, sorprendente, incluso, considerando que estamos hablando de una producción disneyana, y aunque esa atmosfera de desesperación se siente perfectamente en distintos momentos cruciales de la historia y en algunos diálogos muy acertados, existen por otra parte graves vacíos y justificaciones dramáticas que impiden elevar la película a las aspiraciones buscadas.

Hablamos concretamente del modo en que han decidido desarrollar algunos personajes, un modo probablemente consecuente de los informados reshoots que presuntamente modificaron una proporción importante del metraje. De este modo nos encontramos con Jyn Erso, un personaje principal víctima de las maquinaciones imperiales que se decanta por la apatía y el anarquismo en lugar de la esperanza y el sacrificio; un personaje principal con el que a pesar de ello nos obligan a sentir simpatía con algunas escenas forzadas en la historia justificadas únicamente con esa intención, y que finalmente terminan produciendo el efecto contrario. No ayuda nada un cambio radical en su personalidad hacia el tercer acto de la narración, y que a Felicity Jones le falte más garra o magnetismo para aguantar como protagonista. Termina quitándole puntos a la película, y se agrava al presententarnos otros personajes secundarios que parece que vayan a aportar algo de contenido a la película para quedarse finalmente en nada. Este es el caso de los personajes interpretador por Yen, Jiang o Ahmed.

Distinto es el caso de Cassian Andor, un espía rebelde ejemplo de que en la guerra la línea entre buenos y malos es más bien turbia, al que Luna otorga carisma y simpatía a pesar del papel que le toca interpretar, y consigue tanto transmitir el conflicto que siente a lo largo de la película como transmitir camaradería y empatía cuando esta con su robot acompañante K-2SO, a quien Alan Tudyk presta su voz. Y aquí tenemos otro de los grandes aciertos entre los personajes, un robot que sirve como un agradecido alivio cómico ante el tono gris de la película, y lejos de resultar cargante Tudyk le da un tono medido entre la picardía y lo repelente. Además también tenemos a un gran Mendelsohn en la piel de una sanguijuela imperial sedienta de poder, aunque demasiado corto de miras para su bien. El actor lo juega con un histrionismo moderado muy acorde con el papel de villano de pandereta que en realidad es, pero lejos de caer en el ridículo consigue crear tanto desprecio por sus acciones como pesar por ser una simple pieza en una maquinaria mucho más grande que lo devora: el propio Imperio.

Rogue One: Una historia de Star Wars - Fotograma 3

Fotograma de Orson Krennic (Ben Mendelsohn)

Lo más destacable de la película es sin duda el apartado visual en todos sus aspectos. El diseño de producción es magnífico, como no puede ser de otro modo considerando las bazas con las que el equipo artístico juega, y así crean nuevas criaturas o ubicaciones exóticas, como el interesante planeta Jedha –algo me dice que lo veremos nuevamente en futuras películas-, cuyos planos generales nos hacen creer en esa galaxia tan lejana. Lo mismo podemos decir del uso de la armada imperial, un auténtico deleite para la vista que nunca habíamos visto con esa precisión de detalles. Todo ello capturado con elegancia por el director de fotografía Greig Fraser, quien opta por unos tonos grisáceos para crear la ambientación dramática que pide la historia y con la que consigue subrayar la pesadumbre del relato. A destacar finalmente la genial integración de efectos visuales en todos sus puntos: nunca la Estrella de la Muerte o los X-Wing habían parecido más reales que en esta película, y sumados a la espectacularidad de las secuencias de acción dan por unas escenas de batalla espectaculares, y fácilmente de las mejores de la saga, si bien también es cierto que son deudoras de las vistas anteriormente.

Dicho todo esto, la película flojea en varios aspectos, además de lo comentado sobre los personajes. El guion está estructurado en tres grandes bloques bien diferenciados, y si bien el último tercio funciona casi a la perfección, el primero cae víctima de unos probables remontajes, y en el segundo, aunque de mayor interés, se pierde dados unos giros dramáticos forzados y poco creíbles. Edwards, por otra parte, tiene buen ojo para crear planos memorables (atención al prólogo, todas las imágenes de naves imperiales y a la aparición de los AT-AT entre el humo), pero le falta más brío en las escenas de acción, y puede que debido a los mencionados reshoots se manifieste un montaje poco apurado. La música de Michael Giacchino en funciones de compositor cumple en general, destacando únicamente los temas “Star-Dust”, “Your Father Would Be proud” y “Guardians of the Whills Suite”. Además, contiene uno de los momentos fan service más discutibles del blockbuster reciente.

Lo más criticable, aunque, como todo, dependerá de cada uno, es el gran uncanny valley de la película. La tecnología CGI actual se enfrenta ante una problemática a la que difícilmente encontrará solución, y es la réplica exacta de los rasgos humanos de un modo realista. Es algo que Marvel Studios ha utilizado en “Ant-Man” (Peyton Reed, 2015) y “Capitán América: Civil War” (hermanos Russo, 2016) para rejuvenecer los rostros de algunos de sus personajes de un modo bastante satisfactorio en relación a la necesidad, pero que aquí, en “Rogue One”, abusan hasta la saciedad de un modo cuestionable. No se trata tanto de la fidelidad realista, porque en este aspecto la técnica ralla un nivel altísimo e incluso a veces parece auténticamente real, sino el motivo por el que lo han utilizado. Grotesco e insensible son palabras que definen perfectamente lo realizado aquí, y lo que lo separa del simple homenaje es el gran uso que le dan. Otro cantar es el magnífico plano final, ahí sí, genial, estupendo, metareferencial y emotivo.

Rogue One: Una historia de Star Wars - Fotograma 4

Fotograma de Saw Gerrera (Forest Whitaker)

Al principio mencionaba como creemos que el futuro de Star Wars en el cine tiene que estar en estos spin offs que den luz a historias o recovecos de la galaxia que de otro modo no tendrían protagonismo en los episodios principales, y dejar estos como algo especial dentro de la franquicia cuando Colin Trevorrow termine su Episodio IX. Dejarlos como películas puntuales cuando tengan historias largas que contar. Es inevitable, sin embargo, que tarde o temprano tengamos unos Episodios X-XII, pero bien pueden dejar margen entre esas trilogías para que se sienta como algo especial. Sea como sea, es complicado predecir el futuro, pero con “Rogue One”, con sus aciertos y errores, es un buen ejemplo de que la galaxia está muy viva y tiene todavía muchas historias que contar. Por todo lo demás, es una película bélica de acción más que decente, con imágenes que calarán, llena de buenas ideas e intenciones, a la que si acaso tan solo le ha faltado pulir detalles para que el conjunto general sea más satisfactorio. Con todo, recomendable.

Otros datos sobre Rogue One: Una historia de Star Wars

Últimas críticas

Tráiler del día

Tráilers relacionados

No hay tráilers relacionados

Leave a Reply