Sin valoraciones aún.
Por favor espere…

Película

Dragon Ball Z: La batalla de los dioses

Doragon bôru Z: Kami to kami

Masahiro Hosoda

2013

85 minutos

Apta para todos los públicos

Crítica de MDG

Sinopsis

Bills, el Dios de la Destrucción, despierta tras una pequeña siesta de 39 años y se dispone a encontrar al Dios Super Guerrero que ha visto en sus sueños y que parece destinado a derrotarle.

Crítica

Dragon Ball Z: La Batalla de los Dioses

Primer encuentro entre Goku, Super Guerrero de Nivel 3, y Bills

Si esperas una película de Dragon Ball Z similar a las que estamos acostumbrados, con Goku y compañía enfrentándose a un super villano que amenaza con destruir la tierra y a todos los que habitan en ella, con combates frenéticos y llamativos, ataques que colisionan y hacen temblar al planeta entero, y un personaje que se erige como salvador en el último minuto, es más que probable que al final de la historia te quedes con un sabor agridulce y con la sensación de que no ha pasado nada destacable.

El hilo conductor de la aventura, como siempre, es Goku, pero en esta ocasión es el “malo” de la película quién se erige como el gran protagonista de la trama, que empieza y acaba con él. Y es que a pesar del evidente y sorprendente terror que Bills, el Dios de la Destrucción, infunde a todos aquellos que lo han conocido, el presentimiento de una inminente catástrofe queda diluido entre unas secuencias de lo más cómicas que predominan a lo largo de la historia y que logran dejar en un segundo plano cualquier tensión entre los personajes y rebajar la trascendencia de los combates hasta la mínima expresión.

Dragon Ball Z: La Batalla de los Dioses

Momento del combate entre Goku, Dios Super Guerrero, y Bills

A pesar de ello, resulta extraordinariamente agradable ver a los personajes que nos han acompañado durante tanto tiempo, juntos de nuevo y comprobar como los años van pasando poco a poco en ellos.

Destaca sobremanera Vegeta, tanto por su naturaleza guerrera, que siempre acaba explotando cuando logran enojarlo, como por sus “sorprendentes” maniobras de distracción ante el enemigo… Hay que verlo para creerlo…

En definitiva, Dragon Ball Z: La Batalla de los Dioses, si bien luce un título que parece premonitorio de un combate épico, va sobrada de momentos cómicos e impensables y te deja con ganas de más acción; pero el mero hecho de vivir una nueva aventura de Dragon Ball ya es motivo más que suficiente para no perdérsela.

Crítica de XDG

Sinopsis

Cuando el Dios de la Destrucción Bills despierte de su largo letargo, buscará al Super Guerrero Dios que ha visto en sus sueños para poder enfrentarse con él. Esto le llevará a cruzarse con Son Goku y el resto de Super Guerreros de la Tierra.

Crítica

“Dragon Ball Z: La batalla de los dioses” es una película llena de nostalgia. Cabe decir que para los que no conozcan la franquicia, andarán perdidos ante la ingente cantidad de personajes que aparecen. Aunque por otra parte seguro que gran parte del público que verá esta película habrá crecido junto con ellos.

Dragon Ball Z: La Batalla de los Dioses

Imagen de Goku y Kaito

La película empieza con la presentación del antagonista, que no villano, de la película: el dios destructor Bills. Cuando decida ponerse en marcha buscará a un denominado “superguerrero dios” que le cruzará caminos con, por supuesto, Son Goku. Ni tan solo su poder será suficiente para poder combatir con Bills, y éste, decepcionado, visitará la Tierra donde residen el resto de superguerreros: Vegeta, Son Gohan, Son Goten y Trunks.

A pesar del tono apocalíptico de la premisa, la película está muy lejos de la acción y violencia típicas de la serie, centrándose más en una comedia que remite a la primera etapa de la serie cuando Goku era pequeño. Tras más de una década sin historias nuevas con estos personajes hay un foco en el reencuentro con ellos, y es que todos los personajes importantes hacen acto de presencia, si bien en algunos casos con papeles de simple cameo. El grado en que te rías dependerá del apego que les tengas a cada uno de ellos, porque en el fondo ni la historia ni lo que sucede es tremendamente interesante.

Eso no quita que la acción sea mala. Tiene combates espectaculares acompañados con un estilo de animación nuevo que unas veces luce mejor que en otras. Se añora el aspecto tosco de la animación de antes cuando empieza la batalla, pero resulta más atractiva en los momentos de paz.

Dragon Ball Z: La Batalla de los Dioses

Imagen de Goku y sus amigos

Su mejor aportación es la del dios destructor Bills. Pese a su título, no es un personaje con ansias de destrucción. En el fondo, ni tan solo se le puede tildar de malo: destruir planetas es simplemente su finalidad. Él, como personaje, es carismático y carece de la psicopatía vista en Freezer, Celula o Bu. Incluso guarda similitudes con Goku. Igual de agradecido es su compañero y mentor Whiss.

En definitiva, “Dragon Ball Z: La batalla de los dioses” es una película simpática muy enfocada a los seguidores de la serie. Puede que aquellos que no la conozcan no la encuentren interesante, pero para sus millones de aficionados seguro que será un reencuentro agradable, a pesar de tener algún momento de tremendo bochorno.

Valoración de MDG

7

Valoración de XDG

6

Notícias relacionadas

Películas relacionadas

Tráilers relacionados

No hay notícias relacionadas.

No hay películas relacionadas.

Leave a Reply