Sin valoraciones aún.
Por favor espere…

Película

Los mercenarios 3

Sinopsis

Barney (Sylvester Stallone) y su equipo descubren durante una misión que su objetivo es un viejo conocido, Conrad Stonebanks (Mel Gibson), ex mercenario al que daban por muerto y que pretende acabar con el grupo.

Crítica

Acción pura, exagerada en disparos y detonaciones, pero contenida en sus formas. Los Mercenarios 3 resulta un buen entretenimiento para quién busque desconectar y viajar en el tiempo, pues es inevitable acordarse de las historias de algunos de los actores (co)protagonistas en el filme y que tan buenos ratos nos han hecho pasar en las últimas décadas.

Crítica de Los mercenarios 3

Escena en la que Stonebanks apunta al equipo de Barney

La película empieza con el rescate del Doctor Muerte (Wesley Snipes), ex miembro de los mercenarios retenido en una prisión militar, a quién necesitan para su siguiente misión: interceptar un cargamento de armas que Stonebacks pretende vender en Somalia. El trabajo no sale como Barney espera y se ve forzado a resolver la situación y acabar con su ex compañero. Para ello, en un arrebato de culpabilidad (y “demencia transitoria”) decide apartar a sus socios, Lee Christmas (Jason Statham), Gunner Jensen (Dolph Lundgren), Toll Road (Randy Couture) y Hale Caesar (Terry Crews), éste último en el hospital, y reclutar un nuevo equipo.

La trama es sencilla, lineal y previsible, siendo la única sorpresa (que se podría haber evitado) la irrupción del nuevo equipo “amateur” formado por Luna (Ronda Cousey), Thorn (Glen Powell), Mars (Victor Ortiz) y John Smilee (Kellan Lutz), que aporta muy poco a la acción (con unos actores que no enganchan en absoluto) y “traiciona” a todo aquel que espera de Los mercenarios 3 un “monólogo” de los personajes de las dos entregas anteriores.

Crítica de Los mercenarios 3

Fotograma de Los mercenarios 3

El “show” se refuerza con las incorporaciones de Antonio Banderas (Galgo) y Mel Gibson (Conrad Stonebacks), quienes contribuyen con nuevos registros y rompen con la uniformidad del resto de papeles. Banderas, por un lado, interpreta a un impetuoso ex legionario de las Fuerzas Armadas de España, ansioso por una nueva misión, y Gibson, por el otro, asume el papel de villano sin escrúpulos con elegancia y convicción.

A pesar de ello, la historia sigue girando alrededor de Stallone (a quién no le cambia la expresión en toda la película), y ni las apariciones de Arnold Schwarzenegger (Trench Mauser) o Harrison Ford (Max Drummer), logran quitarle algo de protagonismo y quedan, junto al resto del reparto, como un complemento más del espectáculo. El resultado, una película que se hace un poco larga aunque logra su principal cometido, entretener.

Valoración

6

Notícias relacionadas

Películas relacionadas

Tráilers relacionados

No hay notícias relacionadas.

No hay películas relacionadas.

No hay tráilers relacionados.

Leave a Reply