Por favor espere…

Las mejores películas del 2018

Un año más, presentamos un listado de las que nos han parecido las mejores películas estrenadas en este 2018 que acabamos de dejar. Como es normal en estos casos, hay muchas películas que no hemos podido ver, algunos títulos que seguramente podrían haber entrado en esta lista, dada la buena recepción que han tenido, como puede ser el caso de “El reverendo” (Paul Schrader, 2017) “El reino” (Rodrigo Sorogoyen, 2018) o “Burning” (Chang-dong Lee, 2018).

La novedad, lo sorprendente de este año, es que algunos de los títulos que veréis a continuación han tenido distribución nacional a través de Netflix, y en algún caso ha sido producción propia de ellos. Sin duda, un cambio importante en el panorama cinematográfico actual, en el que la televisión empieza a dar películas en toda regla que incluso superan, en nuestra opinión, a muchas de las que estrenan en las salas comerciales.

Sin más, pasamos al listado.

15. Han Solo: Una historia de Star Wars (Solo: A Star Wars Story), de Ron Howard

Han Solo: Una historia de Star Wars

Se puede argumentar que se trata de uno de los blockbusters más polémicos dada la controversia entre parte del público con “Star Wars: Los últimos jedi” (Rian Johnson, 2017) y por todos los problemas que ésta “Han Solo: Una historia de Star Wars” tuvo durante su producción.

Sin embargo, el resultado final es bastante más redondo de lo que se podría haber esperado. Ron Howard firma aquí una cinta de aventuras a la más vieja usanza, en la que el sentido de la aventura es su medio y finalidad, su única razón de ser . A pesar de esto, sus mayores virtudes caen en la fotografía de Bradford Young, un reparto carismático y en un guion firmado por Lawrence y Jonathan Kasdan con el que consiguen crear personajes entrañables, escribir buenas escenas de acción, todo ello con la sorprendente decisión de rehuir de los tópicos de las historias de orígenes del cine actual para centrarse en desarrollar una historia de puro escapismo. Y en nuestra opinión lo consiguen de sobras.

Podéis leer la crítica completa en el siguiente enlace.

14. Que el diablo te lleve (Sebelum Iblis Menjemput), de Timo Tjahjanto

Que el diablo me lleve

En lo que se puede considerar como una mezcla entre “Posesión infernal” (Sam Raimi, 1981) y “Expediente Warren” (James Wan, 2013), la premisa gira alrededor de un hombre que hace un pacto con el diablo para ganar fama y riqueza.

Por supuesto, la situación termina torciéndose.

Un reparto excelente, un tono bien equilibrado entre el humor negro y el terror, con muchos elementos grotescos, y una buena puesta en escena son las mejores bazas de esta peculiar película de terror, con no pocos momentos de querer apartar la mirada de la pantalla.

Fue uno de los mayores bombazos de la pasada edición del Festival de Sitges, y consideramos que no le faltan motivos para ello.

13. Lazzaro feliz (Lazzaro felice), de Alice Rohrwacher

Lazzaro feliz

Fábula sobre el bien y el mal, la inocencia y la bondad, con lobo incluido, además de contraste entre naturaleza contra ciudad.

La historia sigue a una familia campestre pobre e ignorante que vive como estancada en el tiempo a las órdenes de una marquesa caída en gracia. El centro de ellos es el personaje titular, Lazzaro, quien parece vivir para ayudar a los demás y hacer lo que le dicen, sin nunca pestañear (puede que literalmente).

Aunque se podría entrar en discusión sobre el sendero que toma la segunda mitad de la narración, y el maniqueísmo del final, se trata de una película con mucha fuerza por la moraleja final, un actor principal (Adriano Tardiolo) que hace mucho con casi nada y una puesta en escena de aúpa.

12. Infiltrado en el KKKlan (BlacKkKlansman), de Spike Lee

Blackkklansman

Basada en hechos reales, la historia sigue la misión de dos policías, Ron Stallworth (John David Washington) y Flip Zimmerman (Adam Driver), en un intento por desmantelar al Ku Klux Klan infiltrándose entre ellos para conocer a sus miembros más importantes.

Lo mejor de ella es el saber que todo el surrealismo que vemos en pantalla, en teoría, está basado en hechos reales. Se trata de una temática que, como sabemos tras sucesos demasiado recientes, todavía sigue dando problemas en algunas zonas.

Spike Lee firma la película con un estilo propio muy particular y con mucho ritmo, mezclando puntos de humor con lo atroz del grupo representado, pero a veces abusa de redundancias y apuntes quizás innecesarios, pero que por otra parte sirven para remarcar su preocupación principal en boca de todos por la América de Trump.

11. Lucky, de John Carroll Lynch

Lucky

Película que bien podría servir de testamento de Harry Dean Stanton, pues falleció antes del estreno de la película.

Lucky” nos mete de lleno en el día a día de Lucky, un anciano, casi ermitaño, que vive solo y apaciblemente en una casa a las afueras de un pueblo donde parece ser querido y amigo de todo el mundo. Su rutina cambiará cuando su propia mortalidad humana le llame a la puerta una mañana.

Lo cierto es que se trata de una película muy correcta a nivel formal, pero lo que la ensalza es, precisamente, el tratarse del retrato de un personaje muy particular. Además, bien se puede discutir dónde empieza la ficción y termina la realidad, porque es fácil asumir que habrá muchos detalles auténticos de la propia vida de Stanton.

Y atención a esa mirada final, la de una persona consciente de estar al final de sus días…

10. Tres anuncios en las afueras (Three Billboards Outside Ebbing, Missouri), de Martin McDonagh

Tres anuncios en las afueras

Martin McDonagh firma aquí su mejor película hasta la fecha, en una dura historia sobre la venganza, la justicia, la pobreza, en una cruzada de una madre en busca del asesino de su hija.

Se trata de una película muy redonda, donde el director y guionista encuentra un buen equilibrio entre el drama y la comedia, siempre con una buena mano en su puesta en escena y en su excelente reparto: Frances McDormand, Woody Harrelson, Sam Rockwell y Peter Dinklage, entre otros.

Podría seguir hablando sobre la música o la disparidad de géneros de los que toma elementos, pero ya me alargaría demasiado.

Podréis leer la crítica completa en el siguiente enlace.

9. Cold War (Zimna wojna), de Pawel Pawlikowski

Cold War

La película retrata un romance imposible en medio de la Guerra Fría. Wiktor (Tomasz Kot) es un músico y Zula (Joanna Kulig) una bailarina. Será un amor a primera vista, pero el marco político del momento les separará irremediablemente.

Se trata de una historia muy hermosa, pero también trágica, con un trabajo milimétrico en cada plano, tanto a nivel de fotografía como de puesta en escena, en un acabado visual inolvidable. A destacar cómo trata las coreografías y el jazz, de un modo muy diferente al estatismo visual de la mayoría de tramos de la película.

De nuevo, al final levanta la pregunta de cuánto puede haber ahí de real.

8. Aniquilación (Annihilation), de Alex Garland

Aniquilacion

Ex Machina” (2014) nos pareció en su día una de las mejores películas del año. Ahora, Alex Garland vuelve a la dirección en una nueva película, quizás más fallida, menos redonda, pero infinitamente más interesante y estimulante.

La historia gira alrededor de un grupo de mujeres que entran en un territorio invadido por una esfera colorida, de la que tan solo ha regresado una persona de los muchos grupos de investigación previos.

Igual que su anterior film, se trata de una de las películas de ciencia ficción más interesantes estrenadas en la última década. A destacar la propia premisa de la película, cómo da vueltas de tuerca a elementos habituales del cine de terror para crear algo puede que original, y un final del que ya ha dado mucho de que hablar.

Si con “Ex Machina” gano nuestra atención, con “Aniquilación” Garland ciertamente se ha ganado nuestro interés.

Esperamos expectantes a su próximo proyecto.

7. Hereditary, de Ari Aster

Hereditary

Seguramente, la mejor película de terror del año. Las mejores historias de miedo suelen ser aquellas en la que el terror es una excusa para contar una historia sobre los problemas más humanos.

Aquí no es diferente.

Lo más envidiable de “Hereditary” es el magnífico uso del espacio, las metáforas visuales, Toni Collette, el resto del reparto y, sobretodo, el uso de la atmósfera como generador de tensión y terror. Un contrapunto diferente y, por tanto, necesario para el cine de terror actual.

Podréis leer la crítica completa en el siguiente enlace.

6. Un asunto de familia (Manbiki kazoku), de Hirokazu Koreeda

Un asunto de familia

Dada la trayectoria fílmica de Hirokazu Koreeda, no cabe duda de su inquietud en lo que concierne a los lazos familiares, cualesquiera sean sus orígenes.

En esta nueva obra, el director nos presenta el núcleo familiar de lo que parece ser un grupo de ladrones, estafadores y timadores. A partir de una sucesión de secuencias limitadas a simples trivialidades de una familia como ésta, la película termina con una moraleja tan bonita como triste, con múltiples golpes de efecto que no dejaran indiferente, y una secuencia final que seguramente entrará entre lo más tierno que se haya podido disfrutar en una sala de cine durante todo este año.

A destacar también el increíble reparto y una bonita banda sonora que entra en la película solamente cuando tiene que hacerlo.

5. The Rider, de Chloé Zhao

The Rider

Historia en la que realidad y ficción se confunden. Cuando empieza la película, Brady Blackburn acaba de sufrir un serio accidente durante una sesión de rodeo. Tan seria es, que le impedirá dedicarse a aquello para lo que nació: la doma de caballos y el mundo del rodeo.

A partir de aquí, empezará una historia sobre segundas oportunidades y el verdadero sentido de la vida en la que la directora Chloé Zhao hace un envidiable ejercicio de dirección con unos actores indiscutiblemente insustituibles, pues al final son ellos los que dan autenticidad y emoción a todo cuanto acontece en pantalla. Además, la película queda redondeada por una fotografía bellísima, retratando como se merece a las inmensas planicies norteamericanas.

Una película como pocas para reflexionar un rato.

4. Roma, de Alfonso Cuarón

Roma

En lo que supone un giro radical a sus excesos visuales de “Gravity” (2013), Alfonso Cuarón vuelve a sus inicios de “Y tu mamá también” (2001), en una película que bien puede contener tintes autobiográficos. La acción nos traslada en medio de una familia de clase media mexicana durante la década de los 70.

Se trata de una obra casi redonda. Se pueden criticar cosas de guion, alguna decisión de casting, y, quizás, de tener más contundencia de la necesaria en algún momento, pero en general se trata de una película en la que todo parece estar en su debido sitio. Empezando por un aspecto visual simplemente apabullante (los encuadres, la fotografía, la puesta en escena…), la historia y los personajes quedan perfectamente retratados en ese costumbrismo que nos presentan.

Lo que es más, es posible que tenga uno de los mejores usos del lenguaje visual de lo visto en este 2018. Sin duda, una película para ver una vez detrás de otra para quedarte con todos los detalles que ofrece.

3. Spiderman: Un nuevo universo (Spider-Man: Into the Spiderverse), de Peter Ramsey y otros

Spiderman: Un nuevo universo

Lo más sorprendente de esta nueva aventura del hombre araña no es el estilo visual pop-art utilizado inteligentemente para acompañar la narración, sino el hecho de que sus responsables consiguen hilvanar una historia propia y auténtica, reciclando elementos de las historias de orígenes tan de moda en la actualidad para hacer algo que se siente como nuevo, sin miedo a mirar atrás, a la vez que consiguen salir de la sombra de la ya afamada trilogía dirigida por Sam Raimi.

La historia sobre como Miles Morales se convierte en un nuevo Spiderman y diferente del de Peter Parker entra ya entre las mejores películas de animación y de superhéroes de la historia.

Podréis leer la crítica completa en el siguiente enlace.

2. La balada de Buster Scruggs (The Ballad of Buster Scruggs), de Joel & Ethan Coen

La balada de Buster Scruggs

Seis historias narradas a modo de relato corto, enmarcadas en el lejano y salvaje oeste, y unidas por una misma temática: el concepto del destino, la muerte, el devenir…

¿Qué decir de una pareja de cineastas que poco tienen ya que demostrar? Cada cortometraje es un mundo en sí mismo, con tonos y estilos visuales distintos. Y sin embargo Ethan y Joel Coen se las ingenian para pasar de uno a otro sin bajar la calidad en (casi) ninguna historia. Bruno Delbonnel repite como director de foto, y entre muchos actores destacan Liam Neeson, Tim Blake Nelson, Harry Melling, Tom Waits y Jonjo O’Neill.

Quizás la segunda, interpretada por James Franco, es la única que cojea un poco, pero el resto supone otra confirmación de que los hermanos Coen todavía tienen mucho que ofrecer.

1. El hilo invisible (Phantom Thread), de Paul Thomas Anderson

El hilo invisible

Paul Thomas Anderson se trata de uno de los mejores directores americanos vivos ahora mismo, con obras maestras como “Pozos de ambición” (2007), “Embriagado de amor” (2002) o “Magnolia” (1999), a la que ahora se añade ésta “El hilo invisible”.

Partiendo de una premisa nada interesante, el mundo de la alta costura, la película ofrece una relación amorosa y tortuosa, entre un excéntrico diseñador de vestidos de gama alta y la mujer a la que toma como esposa, y que se convierte en una suerte de musa. Con una puesta en escena inigualablemente clásica rodadas con un ojo Kubrickiano, la historia juega con el suspense psicológico, traumas infantiles y juegos de dominio en una película capital para la filmografía del que es quizás el mejor realizador norteamericano en activo, ahora mismo.

Además, cuenta con unas interpretaciones excelentes de Daniel Day Lewis y Vicky Krieps y una banda sonora de Johnny Greenwood para recordar.

Terminamos el reportaje con una lista de nuestras películas más esperadas del 2019, ahora sin ningún orden concreto.

Glass: la secuela que llevábamos esperando durante casi dos décadas, desde que M. Night Shyamalan nos la prometiera después del estreno de “El protegido” (2000). ¿Qué más hay que decir?

Star Wars: Episodio IX: el regreso de J.J. Abrams a la franquicia promete cerrar no solamente la nueva trilogía, sino toda la saga Skywalker formada por nueve películas.

Vengadores: Endgame: otro final de un ciclo, en esta ocasión de esta primera etapa de superhéroes de Marvel Studios que empezó en 2008 con “Iron Man”. Las apuestas sobre quién sobrevivirá y quién no están servidas.

Once Upon a Time in Hollywood: la nueva película de Quentin Tarantino basado en los asesinatos de Charles Manson. Brad Pitt y Leonardo DiCaprio encabezan el reparto.

The Irishman: el regreso de Martin Scorsese al cine de mafiosos reúne a Al Pacino, Robert De Niro y a Joe Pesci, tres bastiones del cine de gángsters.

The Dead Don’t Die: lo nuevo de Jim Jarmusch es un drama con zombies, interpretada por Adam Driver y Bill Murray, entre muchos otros.

Knives Out: la nueva película de Rian Johnson promete ser un whodunit en toda regla. Con un reparto encabezado por Daniel Craig y Chris Evans, no podemos esperar hasta poder verla.

Joker: una película basada en el emblemático villano de DC Comics, protagonizada por nada más y nada menos que Joaquin Phoenix.

La oveja Shaun. La película: Granjaguedón: la primera película se trata de una de las mejores películas, sino la mejor, del estudio Aardman. Por tanto, no podemos hacer más que poner este título en ésta lista.

Detective Pikachu: la adaptación de la popular franquicia de videojuegos sorprendió a más de uno con un prometedor teaser tráiler. Las adaptaciones de videojuegos todavía no han encontrado el modo de llegar al cine apropiadamente, ¿será ésta la que romperá la maldición?

The Old Man and the Gun: David Lowery vuelve a reunirse con Cassey Affleck, y todo indica que Robert Redford hace el papel de su vida. Estamos deseosos de comprobarlo.

Últimas críticas

Tráiler del día

Películas relacionadas

No hay películas relacionadas

Leave a Reply