Buscar
Buscar
Angry Birds: La película (Clay Kaytis & Fergal Reilly, 2016)

Angry Birds: La película (Clay Kaytis & Fergal Reilly, 2016)

Angry Birds: La Película imagen destacada
Imágenes vía Sony Pictures
Sumario

Entretenida adaptación del popular videojuego.

De aves y cerdos

Pocas veces una adaptación de un videojuego de éxito sorprende como lo hace «Angry Birds: La Película«. Sin recurrir a ningún tipo de malabarismo argumental, logra entretener de principio a fin. La historia empieza con un ritmo muy alto, presentando a Red, el pájaro incomprendido y marginado de la isla que se ha ganado la antipatía de los vecinos de la comunidad debido a su mal temperamento, y quien nos regala una primera muestra de su furia desatada. Este comportamiento lo obligará a asistir a un programa de control de la ira en el que conocerá a los pájaros con los que, a partir de ese momento, entablará una frenética y particular amistad. Estos son el rapidísimo Chuck y el impredecible Bomb.

Poniendo voz a los personajes

El personaje de Red, caracterizado por su color rojo, de temperamento irascible y humor ácido, está doblado en la versión española por Santiago Segura. A Chuck le pone voz José Mota, y a Matilda, la terapeuta responsable del curso de control del temperamento, Cristina Castaño; logrando todos ellos hacer reír a base de ironía, disparates y algún gag más o menos ocurrente.

Red
Red

A pesar de ello, y de forma casi inevitable, los personajes de Santiago Segura y José Mota, quienes ya fueron compañeros en Monstruos, S.A. (Cristina Castaño debuta con Angry Birds en el mundo del doblaje) evocan a otras figuras animadas a las que han puesto voz a lo largo de su carrera. El caso más acentuado es el de Mota, pues tanto la voz como el carácter frenético del propio personaje recuerdan demasiado a “Mike” Wazowski o al Asno de Shrek. Es una percepción que, si bien no desluce el buen resultado final, se mantiene omnipresente a lo largo de la película. Y por último, cerrando el cuarteto principal de doblaje, tenemos a Alex de la Iglesia, quien sorprende positivamente poniéndole voz al villano de la historia.

El ataque de los cerdos

Una vez presentado el trío protagonista, y algún que otro miembro ilustre como el “Gran Halcón“ -leyenda y referencia de culto entre las aves no-voladoras- entran en escena, desembarcando a orillas de la isla, los famosos cerdos verdes encabezados por Leonardo (voz de Alex de la Iglesia). Es su rey, quién se gana la amistad de los pájaros y logra su asentamiento en la ciudad, ocupando gran parte de la isla a cambio de entretenimientos varios para sus habitantes. Todo ello durante casi una hora durante la que los directores cocinan a fuego lento la antesala de la gran batalla final. Como es de esperar, los cerdos verdes no son lo que aparentan y ejecutan su terrible plan delante de los ojos de las aves.

Imagen de Angry Birds: La Película
Imagen de Angry Birds: La Película

Esta Traición hará aflorar la ira de todas las aves y los poderes “ocultos” de algunos de ellos. Ello los empujará a luchar para recuperar “lo suyo” a pesar de, entre otras cosas, su curiosa falta de habilidad para volar. En ese punto ya está todo listo para la acción. La misión encabezada por Red (junto a Chuck y Bomb), quién pasa de ser el inadaptado de la sociedad al salvador del pueblo, asumiendo el nuevo rol con ironía y determinación, y planeando el asalto a la ciudad de los cerdos, promueve la entrada en escena del famoso tirachinas. En este instante se empieza a ver a los pájaros saliendo disparados, colisionando con los edificios, y destruyendo todo aquello que tocan, al más puro estilo del videojuego hasta el punto de que, por momentos, parece que estás viendo una versión mejorada de este.

Entretenida y amena

«Angry Birds: La Película» es un buen filme de animación. Simpáticos personajes de personalidades muy marcadas, un mundo lleno de color e intensidad, una banda sonora muy acertada que recoge los sonidos característicos de la saga y grandes éxitos que todos conocemos. Además, tiene referencias a los elementos del juego: el tirachinas, las camas elásticas, las cajas de dinamita, entre otros, no faltan, así como algún guiño a clásicos del cine. Y sin ser, probablemente, la mejor película de animación del año, entretiene, es amena y no defrauda.

Los cerdos
Los cerdos

Quizá su éxito radica en que las expectativas eran bajas, ya que el guión que se sacan de la chistera, narrando el origen de la enemistad entre pájaros y cerdos, es simple pero efectivo, pues da pie al enfrentamiento final. Pero en cualquier caso, todo ello tiene el mérito suficiente como para dar la enhorabuena a sus creadores, quienes han creado una historia sólida de la nada. La mayor pega: que la película no se hiciera cuando los Angry Birds asaltaban las pantallas de nuestros dispositivos móviles, a finales de 2009, pues habría sido la guinda a un gran éxito. Varios años después del lanzamiento del juego veremos que hitos alcanza, y si logra atraer al público a las salas de cine.

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menu

Géneros

Tráilers 2019