Buscar
Buscar
El niño y la bestia (Mamoru Hosoda, 2015)

El niño y la bestia (Mamoru Hosoda, 2015)

El niño y la bestia imagen destacada
Imágenes vía Sherlock Films
Sumario

Entrañable película de animación japonesa.

El alma de El niño y la bestia

El odio y el resentimiento son sentimiento que, en menor o mayor medida, todo ser humano lleva en su interior. Es un aspecto que solo el tiempo y la madurez consiguen superar o sobrellevar. En «El niño y la bestia«, cuando Ren queda huérfano por el fallecimiento de su madre y por la falta de noticias sobre su padre, decide huir y vivir por su cuenta. Pero queda lleno de odio hacia la humanidad y de un devastador sentimiento de soledad. Es solo la casualidad, o el destino, que se topa con una pareja de personajes encapuchados que sorprendentemente esconden rostros animales. Sin tener nada mejor que hacer, decide seguirlos, entrando de este modo en Jutengai, el reino de las bestias.

Una vez allí, coincide justo cuando Soshi, el amo del reino, quiere jubilarse para reencarnarse en un Dios. Son dos los candidatos a erigirse como su sucesor: Iôzen, el candidato popular, modélico y con varios aprendices; y Kumatetsu, un oso tan poderoso como vago e irresponsable, cuya falta de aprendices o sucesores lo alejan del puesto. Ren termina viviendo en casa de éste último, convirtiéndose así en su aprendiz y tejiendo una amistad con la que ambos aprenderán a mejorar como individuo.

Ren en El niño y la bestia
Ren en El niño y la bestia

Mamoru Hosoda

El niño y la bestia” es la nueva película de Mamoru Hosoda, responsable de otros films de animación como “La chica que saltaba a través del tiempo” (2006), “Summer Wars” (2009) o “Wolf Children (Los niños lobo)” (2012). Aunque gran parte de la narración utiliza recursos o clichés ya vistos sobretodo en el cine de animación japonés, ya sea en modo de personajes, discursos o contrastes de caracteres; la película se preocupa de desarrollar unas temáticas importantes como el valor de la amistad, la familia, el aprendizaje o los peligros de la soledad y la incomprensión. Y, también, como un poco de calidez humana puede sacar lo mejor de uno mismo.

El punto de conexión entre Ren y Kumatetsu no es más que el entendimiento del primero de que su nuevo amigo es un ser tan solitario como él. Es ahí dónde radica el tema de mayor interés de la narración. En lugar de mostrar una relación en la que el maestro, aunque inmaduro, poco más le queda por aprender en la vida, aquí se nos muestra uno con tanto recorrido emocional por hacer que su propio discípulo. Está más versado en las artes marciales que su futuro pupilo, pero su inmadurez bien puede rivalizar con la de Ren a pesar de la supuesta diferencia de edad.

Algunos problemas…

Aunque Hosoda logra transmitir el desarrollo de esas ideas en unas secuencias elaboradas, en muchas ocasiones abusa de la exposición para hacernos saber el estado anímico de los personajes en los diferentes momentos de la historia. Esto conlleva otro problema manifiesto del guión: dichos momentos expositivos vienen de la mano de unos personajes secundarios que no parecen tener mayor motivación en sus vidas ficticias que ver y comentar como va evolucionando la relación entre los dos personajes principales de la película. Esa falta de definición de los personajes se puede expandir a todo el resto de secundarios que pueblan el relato, quienes se limitan a cumplir la función específica que les pide la historia sin conocer sus motivaciones. En todo caso parecen cumplir una función pura de contraste con lo que Ren y Kumatetsu podrían llegar a convertirse.

Kumatetsu
Kumatetsu

Además, si por una parte podemos entender el conflicto interno de Ren y qué lo empuja a irse de su hogar, no se puede decir lo mismo de Kumatetsu. El mejor modo de definirlo sería como un adolescente en un cuerpo de adulto. Se pasa los días enfadado, sin hacer nada y con un orgullo que no le hace ningún bien. Considerando todo esto, no terminamos de entender porque quiere ser el nuevo Lord de Jutengai, por mucho que sepamos que se trata del mejor candidato de todo el reino tras Iôzen.

La animación

Más allá de su necesidad, consciente o inconsciente, de que la gente se dé cuenta de su potencial y de que le aprecien, no hay ninguna otra posible motivación por su parte para querer adquirir el título. Es un aspecto un poco gratuito de «El niño y la bestia«. Uno que también se puede aplicar a algunas decisiones tomadas para desarrollar el clímax final, aunque en este caso se le pueda dar un pase gracias al resultado final a nivel visual.

La animación de la película apuesta por el dinamismo y unos movimientos hiperactivos. Utiliza colores cálidos, líneas nerviosas y expresiones suaves que marcan un estilo muy característico del director, visto en las películas mencionadas anteriormente. Todo el diseño artístico de la película ofrece una gran creatividad a la hora de crear los múltiples personajes que pueblan las calles del mundo animal.

Iôzen
Iôzen

En resumen

El niño y la bestia” es en definitiva una notable producción animada con quizás demasiadas intenciones. Puede que se hubiera beneficiado de haber centrado la narración más en la dinámica entre Ren y Kumatetsu, y los lazos familiares / de amistad. Con todo, la película combina una buena animación, situaciones creativas, protagonistas entrañables y una historia que en el fondo se mueve al son de sus emociones.

Recomendable.

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menu

Géneros

Tráilers 2019