Buscar
Buscar
Las vacaciones de Monsieur Hulot (Jacques Tati, 1953)

Las vacaciones de Monsieur Hulot (Jacques Tati, 1953)

Las vacaciones de Monsieur Hulot imagen destacada
Imágenes vía A Contracorriente Films
Sumario

Imprescindible comedia del genio francés.

Unas vacaciones irreverentes

Jacques Tati sigue siendo a día de hoy una influencia de la comedia de gran imprenta personal. Aunque bebió de gigantes como Charles Chaplin o Buster Keaton, con el tiempo terminó encontrando su propia voz. Y más que con el tiempo, ya en su segunda película gracias a su Monsieur Hulot. En «Las vacaciones de Monsieur Hulot«, Monsieur Hulot (Jacques Tati) es un entrañable personaje que llevará su caos particular a Saint-Nazaire, un pueblo francés costero, para la molestia de los adultos y la diversión de los niños.

Tati realiza una comedia de situaciones que sigue la fórmula slapstick tan popular en los primeros años del celuloide. Sin ir muy lejos, su Monsieur Hulot es claramente deudor de la figura del vagabundo de Chaplin. A partir de ese personaje orquesta un sin fin de situaciones cómicas a partir de los vaivenes peculiares de Hulot. Es a partir del carácter feliz y despistado del personaje que confecciona todo el sentido del humor de la película. Aprovecha su don para la interpretación corporal para exprimir su potencial cómico. Se apoya en gags visuales potenciados por efectos de sonido puramente efectistas para subrayar los golpes de humor.

Jacques Tati es Monsieur Hulot
Jacques Tati es Monsieur Hulot

Slapstick y gestualidad corporal en Las vacaciones de Monsieur Hulot

Entiende el formato visual del cine para crear sis gags, prácticamente prescindiendo de los diálogos. En realidad, los relega a frases puntuales que no aportan nada a los personajes o a la historia. Aunque puede que no se deba hablar tanto de historia como de sucesión de sketches en los que Hulot provoca sucesos caóticos de distinta índole. Es aquí donde reside el gran choque de «Las vacaciones de Monsieur Hulot«. Al aterrizar en una costa turística, rompe la tranquilidad natural del pequeño pueblo donde decide pasar su verano. Los momentos son tan surrealistas como hilarantes, en un tipo de humor característico de los slapstick. Esta espontaneidad de las distintas situaciones son también características del personaje de Tati, quien se nos revela como un personaje inocente e inconsecuente pero de gran corazón.

Es un tipo de personalidad que contrasta con el perfil medio de los habitantes del pueblo. Es un microcosmos donde parecen vivir al ton de la tranquilidad y la rutina. Un sitio donde nunca pasa nada nuevo ni interesante en sus vidas anodinas. En «Las vacaciones de Monsieur Hulot» se centra en algunos de ellos para hacer hincapié en la necesidad de un poco de sentido del humor en la vida adulta. Es por eso que Hulot cae mejor a los niños que a los adultos, pese a sus continuos esfuerzos por intentar pasar por uno de ellos.

Imagen de Las vacaciones de Monsieur Hulot
Imagen de Las vacaciones de Monsieur Hulot

Un gran dominio visual

A parte de su vis cómica, Tati tiene además una visión clara de la puesta en escena. Es que es a base de su gran ojo narrativo que consigue hacer funcionar tan bien todas las situaciones que salen de su inagotable imaginación. Demuestra tener un gran dominio de distintos recursos visuales para crear gags y mofarse de la sociedad burguesa a la que su personaje ataca involuntariamente durante todo el metraje de la película. En contra, muestra un cariño especial hacia los pequeños, convirtiéndolos en personajes triunfadores de los problemas en los que se encuentran, al contrario que los adultos quienes caen víctimas de sus propias vidas y de las peripecias de Monsieur Hulot.

En realidad se trata de una evolución natural de su «Día de fiesta» (1949). Aunque en ella teníamos a un excéntrico cartero, ya se deja ver sus señas principales. Rasgos que desarrollaría a lo largo de su filmografía hasta culminar en la excelente «Playtime» (1967). No es por nada que pese a no ser considerado un nombre destacado Nouvelle Vague, entraría a formar parte de los grandes del cine francés.

Las vacaciones de Monsieur Hulot, de Jacques Tati
Las vacaciones de Monsieur Hulot, de Jacques Tati

Las vacaciones de Monsieur Hulot es todo un éxito

Estamos, sin más, ante una película muy divertida. Muestra del gran talento y creatividad de su director, en un segundo largometraje que ya retrata su estilo. Además, se puede considerar una encomiable revitalización de un género ya extinto en su día como es el slapstick. Además es importante señalar que influenciaría posteriormente a otro personaje más popular hoy en día como es el inglés Mr. Bean protagonizado por Rowan Atkinson. Ahí queda la cosa.

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menu

Géneros

Tráilers 2019