Buscar
Buscar
La quinta ola (J Blakeson, 2016)

La quinta ola (J Blakeson, 2016)

La quinta ola imagen destacada
Imágenes vía Sony Pictures
Sumario

Floja propuesta del cine juvenil fantástico.

Empezando una trilogía

Cuando te sientas a ver una película basada en una trilogía, como la de Rick Yancey, cuya primera parte cosechó un gran éxito de crítica y público, con un segundo libro («El mar infinito«) con una acogida muy parecida, y con la tercera parte («La última estrella«) muy cerca de publicarse, es de esperar, como poco, un buen thriller que te plantee algún que otro enigma y que invite a querer saber más sobre la historia. Y la verdad es que «La quinta ola» empieza bien, pues parte de la vida tal y como la conocemos, de la volátil certeza de que habrá un mañana, y de qué no hay «nada más emocionante» que la mirada del capitán del equipo de la escuela.

Pero pronto la realidad de Cassie Sullivan, y la de todo ser viviente, cambia repentinamente cuando una inmensa nave espacial se detiene justo encima de ellos y empiezan una serie de oleadas devastadoras: un apagón a escala global, terremotos, tsunamis, epidemias y la caza selectiva de los supervivientes… Todas ellas como antesala de La Quinta (y definitiva) Ola, pues con ella se acaba la película.

Chloë Grace Moretz en La quinta ola
Chloë Grace Moretz en La quinta ola

Protagonista atípico

Chloë Grace Moretz (Cassie Sullivan) protagoniza un filme atípico en el que lejos de brillar con el papel de salvadora de la humanidad, sorprende por las contradicciones de un personaje que pasa de ser una joven ingenua y enamoradiza, a una superviviente con instinto asesino, obligada a huir y sobrevivir para reencontrarse con su hermano tras la devastación del planeta, y la (casi) total aniquilación de la raza humana. Es un acontecimiento que el director nos muestra en poco más de diez minutos tras los que termina el thriller de ciencia ficción para dar paso a una película para adolescentes en la que se mezcla la acción, la comedia y lo romántico, sin un rumbo claro y con muchas piezas que no logran encajar.

Tampoco sobresalen unos efectos visuales que se limitan a acompañar la narración de los hechos. Sirven de mero apoyo en ciertos momentos de la película y sorprenden por su ausencia, pues excepto en la secuencia del terremoto/tsunami, en la que se muestra su impacto en ciudades como Londres o Nueva York, apenas encontramos referentes visuales.

Ron Livingston en La quinta ola
Ron Livingston en La quinta ola

Los secundarios

La película cuenta con actores como Nick Robinson (Ben Parish / Zombie), conocido por «Jurassic World» (Colin Trevorrow, 2015),  Maika Monroe (Hacha), vista en «It follows» (David Robert Mitchell, 2014), o Alex Roe (Evan Walker), que viven, paralelamente a la historia principal, situaciones inverosímiles de las que salen más o menos airosos. Aunque no queda nada claro hacia dónde van, dejan algún atisbo de que puedan desempeñar un rol trascendente en el futuro. Todos ellos bajo la sombra de los «veteranos» Liev Schreiber (Coronel Vosch) y Maria Bello (Sargento Reznik) en unos papeles ambiguos y poco convincentes.

Imagen de La quinta ola
Imagen de La quinta ola

Irregular primera parte

«La Quinta Ola» parte de una invasión alienígena. De una amenaza omnipresente que, a pesar de todo, no acaba de ser creíble. Se centra en las relaciones de confianza entre los protagonistas, en la inocencia de los niños, y muestra cómo el miedo puede convertirte en un ser solitario y capaz de todo. Y a pesar de contar con los ingredientes necesarios para contar una buena historia, entra en una espiral de sinsentidos de la que no logra salir en ningún momento. ¿Lo mejor? Qué la historia sólo puede mejorar… ¿y lo peor? Qué quizá no te interese ver como sigue.

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menu

Géneros

Tráilers 2019